martes, 3 de enero de 2012

El enésimo aplazamiento de la Ley del Suelo







El Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, primera norma dictada por el nuevo Gobierno encabezado por Mariano Rajoy vuelve a modificar el apartado segundo de la disposición transitoria tercera de la Ley del Suelo, para aplazar su entrada en vigor en cuanto a la valoración del suelo urbanizable.

Como es sabido, la Ley del Suelo estatal de 2007, con un claro radicalismo valorativo, aplicó una valoración puramente agrícola (con algunas modulaciones y compensaciones) a los suelos urbanizables. No obstante, su disposición transitoria tercera admitió que los suelos urbanizables o sectorizados a su entrada en vigor (1 de julio de 2007) se valorasen conforme a la legislación anterior (esto es, con un método residual dinámico que toma en consideración el producto inmobiliario futuro, su valor, sus costes y el tiempo necesario) siempre y cuando en el momento a que deba entenderse referida la valoración (comienzo del expediente de valoración) no hayan vencido los plazos para la ejecución del planeamiento o, si han vencido sea por causa imputable a la Administración o a terceros. De no existir previsión expresa sobre plazos de ejecución en el planeamiento ni en la legislación de ordenación territorial y urbanística, se aplicaría el de tres años contados desde la entrada en vigor de esta Ley (esto es, 1 de julio de 2010).

Si no hubiera sido por esta disposición, se hubiera producido una enorme minusvaloración con graves consecuencias financieras (para las promotores y para sus financiadores), por lo que se optó, con cierta prudencia, por evitar una entrada en vigor inmediata. Solo el suelo delimitado o sectorizado con posterioridad al 1 de julio de 2007 sufrirá inmediatamente las consecuencias del radicalismo valorativo de la nueva Ley.

Cercana ya la fecha fatal del 1 de julio de 2010, el Real Decreto-Ley 6/2010, de 9 de abril, prorrogó el plazo antes indicado (ya en el Texto Refundido de la Ley del Suelo de 2008), hasta el 31 de diciembre de 2011. Y venciendo pronto ese plazo (al igual que su mandato) el Gobierno anterior aprobó el Reglamento de Valoraciones, que desarrolla el régimen aplazado, mediante Real Decreto 1492/2011, de 24 de octubre, que ya hemos comentado
.

Por los pelos podríamos decir, el Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, vuelve a modificar la disposición transitoria tercera del Texto Refundido de la Ley del Suelo estatal, y ahora el plazo supletorio, en defecto de los plazos establecidos en el planeamiento o la normativa urbanística, es el de 5 años desde la entrada en vigor de la Ley del Suelo de 2007, esto es, 1 de julio de 2012.Esperemos que la sensatez prevalezca y, en vez de sucesivos aplazamientos, se modifique el régimen valorativo para hacerlo llegar, como es debido, a un valor razonable y no a una suerte de confiscación.



Francisco García Gómez de Mercado
Abogado